Feeds:
Entradas
Comentarios

En los últimos años, desde que formo parte de Octo, he podido ver cómo las empresas han ido comprendiendo la importancia que la Comunicación tiene en sus organizaciones. Se han dado cuenta de que se trata de un intangible que las puede ayudar a proyectar una adecuada imagen en su entorno, ante sus públicos, convirtiéndose en una herramienta estratégica de la gestión empresarial.

Pero de repente llega la crisis y muchas compañías que llevaban años cantando sus éxitos se encuentran sumergidas en un panorama bien distinto, en el que sobrevivir ya es de por si un logro, cuando no tienen que enfrentarse a EREs, falta de liquidez, morosidad, descenso de ventas, etc.

Entonces se retraen. Piensan que lo mejor es no contar nada, que no trascienda la situación que están atravesando.

Error.

Cuando se cierra una crisis, las cosas pueden quedar mejor o peor, pero nunca igual que antes. Es importante tener visión de futuro y posicionarse para aprovechar todas las oportunidades que ofrezca la nueva situación. Quien no lo haga, quedará fuera de juego.

Por eso, es en épocas de crisis, precisamente, cuando más puede aportar una estrategia de Comunicación bien planteada, que pueda reforzar la imagen de la empresa ante sus públicos en el momento de mayor debilidad.

Una organización que consigue trasladar seguridad y solvencia a la hora de enfrentarse a una situación de revés, capaz de realizar una buena gestión incluso en un entorno adverso, habrá conseguido posiiconarse con ventaja al término de la crisis.

Allá voy

Trampolin1Ahora o nunca. Me siento como si estuviese en el extremo de un trampolín, a punto de dar un salto hacia la piscina. Algo de vértigo y muchas ganas. Seguro que los primeros intentos acaban en plancha pero hay que lanzarse.

Me planteo este primer blog como una herramienta que me ayude a descubrir las inmensas posibilidades de comunicación que nos ofrece la red. ¡Es hora de sumergirse!